Selecciona tu idioma / Selected languaje

lunes, 1 de octubre de 2012

Diseño de envase incluyente para ciegos


El diseño para personas con discapacidad es otro espacio amplio, necesario y con mucho terreno para el desarrollo de productos. En este momento, el diseño de producto tiene oportunidad de mejorar la calidad de vida con la menor inversión por parte de las empresas, ya que cuenta con los conocimientos de materiales, procesos, tecnologías y conceptos, que dan tales resultados. Por lo tanto es necesario voltear hacia este conocimiento y explotarlo para desarrollar mejores insumos.

El proyecto académico que se expone a continuación, pretende plantear algunas ideas para reflexionar en relación al diseño de envases incluyentes para personas con debilidad visual o ceguera que no impliquen grandes modificaciones a los procesos de producción actuales de empresas responsables de la distribución de productos básicos. En este caso, envases de leche en una empresa local en la ciudad de Chihuahua, Chihuahua, México.

Contexto

El momento de consumo de un producto conlleva la valoración de muchos factores tangibles e intangibles del mismo. Podemos medir dichos factores según la pirámide de necesidades de Maslow o para mejor efecto, la reinterpretación que nos da Lidwell, Holden y Butler donde las necesidades funcionales tienen que ver con que el envase comunique qué producto es; jabón, jugo de naranja, perfume, etcétera.

Las demandas de fiabilidad, se refieren a lo que nos da confianza de un producto como la marca que lo respalda. Siguiendo con esta jerarquía, en el tercer nivel está la usabilidad –facilidad de uso– y se refiere a que el consumidor entienda cómo se usa el producto o el envase y se sienta cómodo al hacerlo. La competencia, podemos interpretarla como la certeza que tiene el usuario de que el producto es la elección óptima y que satisfacerá mejor sus necesidades, incluso que otros productos utilizados en el pasado.

Por último, el factor más abstracto que puede satisfacer consumir algo, es la creatividad, que entenderemos como la manera en la que el producto se comunica directamente con su consumidor y le transmite de una manera única y diferente un mensaje más personal.

En un mundo mayoritariamente visual, encontramos ejemplos muy interesantes de cómo se satisfacen dichas necesidades. Hay muchos envases cuya combinación de diseño gráfico y formal, puede comunicarnos mensajes de manera clara e innovadora. Sin embargo un grupo importante de población, no puede recibir dicho mensaje debido a diversos problemas visuales o incluso ceguera total.

Según la Organización Mundial de Salud (OMS), se estima que en todo el mundo hay entre 40 y 45 millones de ciegos y 135 millones de personas con baja visión, y que a pesar de que muchos casos son prevenibles o curables, estas cifras van en aumento, sobre todo en países en desarrollo como México, debido a la falta de difusión de información al respecto.

A manera de ejemplo, tenemos a China, el país con más habitantes del mundo (1.3 billones), con nueve millones de ciegos aumentando la cifra año con año, con 400 mil personas que pierden la vista debido a cataratas. En México, con una población de alrededor de 112 millones de habitantes, hay cerca de 467 mil personas con discapacidad visual. Por tal motivo, resulta imperativo considerar a esta población para diseñar productos incluyentes que tengan el mismo impacto en cualquier persona sin importar su grado de salud visual.

Metodología

1. Procesos productivos de la empresa. La empresa para la que se desarrollan las propuestas de diseño, está ubicada en la ciudad de Chihuahua, tiene entre sus productos varias presentaciones de leche. El líquido se envasa mediante dos tipos de procesos: botes de resina y en tetrapack. El bote de resina es elaborado por medio de SBM (Stretch Blow Molding), que consiste en obtener una preforma, que es un elemento en forma de tubo de ensayo, que se fija dentro de un molde de soplado y, a una temperatura específica se le inyecta aire en el interior para que tome la forma de las paredes del molde, posteriormente se enfría bajo presión y se extrae del molde cuando ha alcanzado suficiente consistencia. Para los envases tetrapack se imprime el cartón y cubre con capas de polietileno para hacerlo impermeable. Después se elaboran los rollos de material que se montan en una máquina llenadora, la cual al mismo tiempo de ir formando la caja de cartón, la llena con el producto, la sella en los lados (parte superior e inferior), y la tapa para que pueda ser distribuida.

2. Entrevistas a ciegos. Para complementar la investigación previa, los encargados del desarrollo del proyecto asistieron a un centro de educación para invidentes en la ciudad de Chihuahua y se entrevistaron con algunos de los alumnos de este lugar. La información que obtuvieron fue un acercamiento subjetivo de lo que experimenta un ciego frente a la necesidad de comprar en un supermercado o tienda de abarrotes. En el caso de los supermercados de la ciudad, no se cuenta con una distribución adecuada para esta población, ni medios de información sobre el contenido de los pasillos para ubicación de los productos. Lo único que ofrecen es brindar el acompañamiento de un muchacho empacador para que escoja los productos que necesita el ciego o bien, que éste espere en servicio al cliente mientras el joven asignado busca los productos en la tienda.

Por otro lado, para la persona que no puede ver, el sistema de reconocimiento que utiliza para escoger y comparar cada producto es el tacto, por lo que a pesar de que hay algunos diseños de botellas de plástico o de vidrio que brindan cierta información tridimensional con la que pueden distinguir entre productos, resulta en la mayoría de las veces imposible ya que el diseño formal de los mismos es prácticamente igual, sobre todo en el caso de productos como pan, leche, jabón corporal, entre otros. Otro sistema de reconocimiento es respecto a las marcas a través del material. Por ejemplo, algunos jugos son vendidos en tetrapack y otros en latas, o vidrio, por lo que el consumidor ciego memoriza el material de cada marca y puede decidir según su preferencia. De cualquier manera, podemos ver que es muy difícil que el ciego tenga control de lo que consume.

En cuanto al tema de una estética ciega, para hacer productos agradables a esta población, es un asunto complejo ya que para los visuales resulta difícil y poco evidente cómo relacionar ambos conceptos. Sin embargo lo que concluimos de las entrevistas es que mientras más claro sea el mensaje, o más definida sea una forma o textura, es más agradable para el ciego por que puede percibirla mejor.

3. Propuestas para solución del diseño del producto. Al compilar toda la información que se extrajo de las distintas fuentes, los responsables del desarrollo del proyecto realizaron propuestas interesantes que de una manera u otra resolvían el problema en cuestión, siendo características generales las siguientes:

a) Inclusión de Braille estampado en el proceso de elaboración de tetrapack. Una propuesta muy factible ya que involucra mínimas modificaciones en el proceso existente en la empresa: únicamente agregar el Braille troquelado al cartón, aunque, este sistema sigue excluyendo a población que no nació ciega o que no tuvo una educación en este lenguaje, así como todas las personas que simplemente no gozan de buena visión. No es necesario modificar los gráficos e información impresa del producto.
b) Diseño de envase con textura táctil en asa y frente para diferenciar un producto de los otros dentro de la misma marca, así como logotipo en alto relieve para identificación del productor. Esta propuesta repercute únicamente en leves modificaciones al molde por lo que tuvo buena aceptación por parte de la empresa a la que se le presentaron los proyectos. Consta de cuatro texturas para diferenciar cada producto. Los espacios para etiquetas impresas y la información de estas no se modifica.
c) Diseño de envase con alto contraste en altorrelieve y tapa indicadora con cierre abre-fácil. Este diseño, respeta el proceso de SBM pero modifica la forma y propone un envase muy sencillo; un cilindro, cuya superficie frontal cuenta con una letra “L” (Leche) en alto relieve de color negro (haciendo alusión a los colores de las vacas). Etiquetas con la información comercial y nutrimental en la parte frontal inferior y posterior. La tapa sella a presión y su diseño permite ubicar la abertura fácilmente y sirve como jarra facilitando la interacción con el ciego.

Al presentar los proyectos a estudiantes del centro de educación para invidentes, se mostraron interesados y brindaron retroalimentación de ciertos detalles no tan evidentes para los diseñadores. Por ejemplo, que el tapón sea parte del envase ya que muchas veces lo pierden al quitarlo. También que preferían formas angulares a las cilíndricas ya que si tiran el envase por error, se les dificulta encontrarlo al rodar lejos de ellos.

Conclusiones

Para el desarrollo de estrategias que cumplan con el objetivo de este proyecto habría que trabajar en conjunto y de manera constante para que un proyecto como éste arroje resultados significativos, estableciendo la normatividad que permita homologar y ampliar las acciones para la integración social de las personas con capacidades diferentes, porque por un lado existe la creencia de que las personas ciegas tienen más desarrollados los otros sentidos, lo cual es falso; ya que la agudización de la percepción táctil, o auditiva es el resultado de la ejercitación y no de una compensación espontánea, siendo insuficiente la implementación de mejoras en el diseño de una sola marca de producto.

Además, el que ve poco no presenta una ventaja respecto a las personas ciegas, sino lo contrario, no ve lo suficiente para manejarse como vidente, pero tampoco maneja los instrumentos de los que podría beneficiarse una persona ciega rehabilitada, como sería por ejemplo, el manejo del sistema Braille, por lo que este código de lenguaje no debe ser la única opción para la inclusión, sino la propuesta de íconos tridimensionales comunes entre los productores para manejar la transmisión de la información de cualquier producto.

Definitivamente es un proyecto ambicioso y muy limitado ya que quienes desarrollan las propuestas no son ciegos por lo que su percepción es subjetiva, pero cumple con el propósito de hacer reflexionar que no es caro ni difícil, solo basta conocer opciones disponibles.

Fuente: http://www.packaging.enfasis.com/articulos/63870-diseno-envase-incluyente-ciegos

2 comentarios:

Juan José Castillo dijo...

Me encanta que en la sociedad se deje de marginar a los no videntes, debería ser una regla considerar siempre en los productos a los no videntes, por ejemplo que en los productos lácteos se tenga la información nutricional en braille.

Bárbara Pardo Posse dijo...

Sí, efectivamente, son varios productos que tienen el nombre en Braille. Desde remedios hasta jugos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...